Estoy como molesto

Estoy como molest@

Estoy como molest@

Te ha sucedido alguna vez, que te sientes molesta... sin saber por qué?
Es una sensación desagradable, que te destempla por dentro, impidiendo que te sientas bien.

Bueno, así me siento en este momento, y por eso decidí aprovecharlo y compartir contigo, estos estados de ánimo, que en ocasiones nos visitan; y cuyo único propósito es contaminar tu día y hacerte sentir mal e infeliz.

Así es que aquí estoy, observándome, con el objetivo de descubrir la causa de esta molestia…

- Mmmmhhh, mis planes no resultaron como quería…

Profundizo más… Me siento repitiendo esquemas del pasado, que inconscientemente me llevan a aislarme, con el fin de evitar o prevenir daños mayores. Saberlo aumenta mi molestia…

- ¡Caí de nuevo!, me digo.
- ¿Qué hacer? ¿Cómo transformar esta molestia, para liberarme de su sensación?

Pienso en dejar lo que estoy haciendo, cambiar de actividad, sumergirme quizás en otra realidad… ver una película quizás…

- ¿Evadir?, me pregunto.
- Tú no eres de evadir, prefieres enfrentar.

¡Vuelvo a intentarlo! Me observó de nuevo por dentro; y complacida, siento que escribir y compartir lo que siento, ha ayudado. Sin embargo, aún no me siento del todo bien.

- ¿Qué me falta, qué me falta? me pregunto.

Me siento cargada, cargada por tanta cosa que pasa día a día.
Cosas que no son mías, sino del mundo que me rodea; un mundo que percibo medio loco, absurdo y sin sentido; un mundo de contrastes, que nunca está satisfecho. Un mundo que no quiere escuchar ni comprender, un mundo que no quiere cambiar.

Estoy molesta, porque sufro las consecuencias, de lo que pasa en ese mundo que me rodea. Ese mundo, que aunque es ajeno y en realidad no es mi pequeño mundo, afecta mi paz, mi bienestar y mi armonía.

Estoy molesta, porque debo vivir y asumir las consecuencias, de cosas que no he hecho ni causado. Estoy molesta, porque me siento impotente, agobiada a veces, por la incertidumbre, por la tensión y la presión del medio que estresa.

Observo que me siento mejor. Las cosas siguen igual, el mundo exterior sigue igual; pero mi pequeño mundo interior, se siente mejor.

He querido compartirte mi sentir, porque creo que a veces puedes llegar a sentirte así. Quise mostrarte un camino, para procesar tus estados de ánimo; impidiendo que dañen tu día y tu vida, al crecer y acumularse con otras emociones.

¡La decisión es tuya!!!

¿Te gusta nuestro contenido? Compártelo:

En la variedad está el placer

En la variedad está el placer

Hoy amanecí pensando
en varias de nuestras frutas...
granadilla, curuba y maracuyá;
sus frutos son similares,
como si fueran miembros
de una misma familia;
pero en sus sabores,
una es dulce, la otra agridulce
y la última ácida.
Esto me llevó a pensar,
que así es la vida.
Hay momentos y personas
que se parecen a otros,
pero que al experimentarlos
son diferentes;
unos dulces, otros agridulces
y otros ácidos...
así es que debemos apreciar y disfrutar,
cada uno de ellos, en su momento.