¿Tiendes a comparar?

¿Tiendes a comparar?

Comprender
que no se pueden comparar
cosas diferentes,
como lo son las personas,
los sentimientos, las relaciones,
o la manera de ser y de pensar,
nos permite aceptarlas como son;
no sólo por ser únicas y diferentes,
sino por tener una razón
y un propósito de ser.