¿Realmente confío?

¿Realmente confío?

Las experiencias del pasado,
me pueden volver desconfiado y prevenido.
Comprender que cada persona,
situación, momento y circunstancia,
es única y diferente,
me permite manejar
la amistad y la confianza,
como un valor que se puede medir;
ya que puedo ser más amigo,
de unas personas que de otras,
y tener más confianza
en unas, que en otras.