No ofrezcas lo que no puedes cumplir

No ofrezcas
lo que no puedes cumplir

Recuerda,
que tú eres el ídolo de tus hijos,
su mayor ejemplo, y que te aman;
no sólo porque tú les amas,
sino porque en tus acciones,
les respetas y velas por ellos.
Tú representas
la imagen de lo que ellos
quieren ser cuando grandes;
eres un símbolo
de seguridad en sus vidas,
y cuando les defraudas
al no cumplir tu palabra,
no sólo destruyes tu imagen,
también les destruyes a ellos.