Ubícate en el tiempo que corresponde

Ubícate en el tiempo que corresponde

No traigas al presente,
los fantasmas, recuerdos, heridas
y situaciones del pasado,
pues ya pasaron.
¡Suéltalas!
Porque a veces,
por estar atrapado en el pasado,
pierdes no solo tiempo y oportunidades,
sino también personas importantes.
Deja el pasado donde corresponde,
en el pasado.