Ser madre no es fácil

Ser madre no es fácil

Siempre llamó mi atención,
la forma en que mi mamá me hablaba,
en relación a mis hijas.
Ella me decía: “Quiera a sus hijas”
mientras yo sorprendida,
me observaba interiormente,
tratando de comprender sus palabras.
Durante mucho tiempo pensé...
si sería que yo no las quería;
bueno, o por lo menos,
como se suponía debía hacerlo.
Mi forma de educarlas
era diferente a la de ella,
no sobreprotegiendo, sino delegando.
Tenía que trabajar y sacarlas adelante,
y sólo podía hacerlo,
explicándoles la situación,
para que fueran responsables;
creyendo que podrían comprenderlo.
Sin embargo, ante ellas y los demás,
parecía exigente, rígida y estricta,
como si no las quisiese.
Con el tiempo me fui dando cuenta,
de que ser madre no es fácil,
y que al parecer de los espectadores,
no siempre se acierta,
porque se confunda,
amor con permisibilidad.
Sin embargo y a pesar de ello,
sigo pensando que es importante
dejarnos llevar por la intuición,
y hacer lo que creamos, hay que hacer.