Primera estación: la mente

Primera estación: la mente

La energía, en su recorrido,
desde su origen hasta nosotros,
como seres humanos,
pasa por la mente,
como primera estación,
en su proceso de transformación.
De ahí su gran importancia y relevancia,
en la calidad del producto final que ofrece;
ya que de la calidad del pensamiento,
depende la calidad del sentimiento,
y por consiguiente,
la calidad de las acciones
y resultados de la vida misma.