En las buenas y en las malas

En las buenas y en las malas

Es fácil que las personas que te rodean,
y que crees te aman y te son fieles,
estén a tu lado en los buenos tiempos;
la cuestión es, que continúen a tu lado...
cuando las cosas se pongan difíciles.
En cualquier caso, refugiarte en Dios,
te brindará consuelo y seguridad.