Invocaré ángeles de protección

Invocaré
ángeles de protección

Desde hace muchos años, pedí a Dios,
me enviara dos angelitos especiales,
para que fueran guardianes de mi casa.
Les invoqué y pedí que vinieran a vivir conmigo;
y me los imaginé muy lindos, amorosos y felices.
Visualicé que tenían en sus manos
unas hermosas canastas, llenas de bendiciones,
como flores, destellos de luz y de amor;
para que cuando alguien cruzara el umbral de mi puerta,
ya fuera para entrar o salir,
derramaran sobre ellos estas bendiciones.
Desde entonces me acompañan,
y no sólo protegen mi casa,
sino que bendicen a quienes me visitan.