Entro en conflicto, porque estoy dividido

Entro en conflicto,
porque estoy dividido

Cuando pienso una cosa,
siento otra y hago otra,
me divido y entro en conflicto;
provocando caos y sufrimiento.
Observar lo que piensa mi mente,
lo que siente mi corazón,
no mis emociones;
y la huella que dejan mis acciones,
al actuar en direcciones opuestas,
me indica que debo volver a la unión.
Dirigirlas en una misma dirección,
me regresa a la unidad.