Hoy tendré en cuenta a mi angelito de la guarda

Hoy tendré en cuenta
a mi angelito de la guarda

Tener un ángel,
es un hermoso regalo que Dios me ha dado,
y que no debo desperdiciar, olvidando que existe.
Mi ángel siempre está dispuesto a ayudarme;
pero para hacerlo, necesita que yo se lo pida.
Está a mi lado para acompañarme,
velar mi descanso, protegerme,
guiar mi camino y amarme.
Él también necesita de mí, pues sin mí,
su oportunidad de SER se pierde.