Padre, reconozco…

Que existo, porque Tú existes;
y que si no fuera por tu presencia en mí,
que me guía, fortalece y ama,
estaría totalmente a la deriva;
porque lo que le da sentido a mi vivir,
erés Tú Señor,
y sin Ti… yo no soy nada.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *