En tiempos de turbulencia

Aquieta tu vida, tus actividades,
tu mente y tu corazón.
Cuando el clima, los ánimos, las personas,
las situaciones y las circunstancias,
están movidas, alteradas y revueltas,
lo más indicado es andar despacio,
guardar quietud y evitar en lo posible,
daños innecesarios.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *