Deja el afán

Porque mientras corres de un lado a otro,
dejas de apreciar las cosas,
de disfrutar los momentos
y a las personas que te rodean;
y especialmente,
porque al hacerlo todo con prisa,
¡dejas de vivir!

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *