¡Soy afortunad@!

Mi fortuna radica,
en darme cuenta
de lo que tengo,
y en agradecer a Dios,
sin lamentarme,
por lo que no tengo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *