Para delegar…
¡Hay que soltar!

Aprende a confiar en los demás;
enséñales a hacer las cosas como te gusta,
y permite que hagan ajustes,
a la forma en que las haces;
quizás recibas aportes valiosos,
que faciliten y mejoren los procesos.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *