Encuentro entre dos almas

¡Cuánta alegría, me produce tu alegría!
Tus palabras... llenas de profunda claridad,
hacen nido en las mías,
dándoles la consistencia final,
que les permite concretarse,
en el abandono total de la verdad.
Los años que han pasado
desde nuestro feliz encuentro,
parecen suave brisa que refresca;
indicando nuevamente que este sueño,
en deleite sin fin, hoy se convierte.
No hacen falta más palabras,
ya que en espíritu...
los dos, nos encontramos.

 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *