“El que a buen árbol se acoge...
buena sombra le cobija”

Padre:
sé que el éxito lo logro,
si Tú estás conmigo;
y al fracaso llego,

al no estar contigo.

Quisiera proponerte:
¡Seamos socios!

Tú serás la cabeza y yo las manos.
Por favor, hagámoslo juntos.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *