Mírate al espejo sin reproches

Mírate al espejo sin reproches

Sin críticas y sin juicios,
hazlo con amor y con bondad;
como cuando miras
a alguien que te gusta,
que admiras y respetas.
Recuerda, que esa imagen en el espejo,
es nada menos que tu mejor amigo,
tu compañero de vida;
lo único, que en realidad tienes.