La intención debe ser
proporcional a tus propósitos

La intención,
es esa energía interior,
que te impulsa a actuar,
y que en términos de resultados,
hace la diferencia.
Una intención sincera,
pura y honesta, construye;
mientras que una intención egoísta,
insana, malvada o ruin, destruye.
Al definir tus propósitos,
cuida siempre que tu intención
sea la adecuada, y sobre todo, objetiva.
Observa tu corazón
y siente la energía que emana de él,
afínala en relación a tu propósito,
teniendo en cuenta que ambos,
vayan en la misma dirección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *