Vencer sin convencer, no es triunfar

Vencer sin convencer,
no es triunfar

A veces creo,
que porque logro lo que quiero, gano;
lo que no siempre es así,
ya que puedo volverme tirano,
en mi propio mundo.
Cuando estoy seguro y convencido de algo,
es sencillo transmitirlo a otros,
sin necesidad de convencerlos;
ya que las cosas se sostienen en sí mismas.