Decidí evolucionar

Hoy, ya no me veo como me veía,
hace unos días, semanas, meses o años;
y es que decidí...
que cada día era necesario evolucionar,
y que cada día podía usar mi varita mágica,
para obtener lo que me hace feliz.
Anónimo

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *