De las redes y otros demonios

Por: Malu Guáqueta

Yo soy de esa generación, en la que esperábamos en la casa cuando estábamos ansiosos por recibir una llamada, nos poníamos citas antes de salir de la casa y si queríamos vernos con alguien, nos encontrábamos al frente del lugar; y cuando nos íbamos de vacaciones… nos dedicábamos a disfrutar y a tener contacto personal con nuestros amigos y familiares.

"Todo esto fue, hasta que la tecnología
empezó silenciosamente a adueñarse
de nuestras vidas y de nuestras expectativas."

Todo esto fue, hasta que la tecnología empezó silenciosamente a adueñarse de nuestras vidas y de nuestras expectativas. Llegó la maravillosa tecnología y poco a poco, se fueron creando sus sofisticadas redes; lo único que se les olvidó, fue crear con ellas, un manual de uso para conservar vidas....

Y fue así, como poco a poco, dejaron de ser una herramienta para conectar y se fueron convirtiendo en herramientas de desconexión de nosotros mismos; herramientas de escape, de procrastinación y lo más delicado de todo... herramientas que alimentan el ego, mientras el amor propio y la gente que amamos se va alejando.

Redes sociales

Y así, poco a poco, se ha ido apoderando de nuestras vidas, ya que es normal ver en reuniones familiares, cómo la gente prefiere conectarse al celular, a ver lo que los demás publican de sus "maravillosas"; vidas; mientras la maravillosa vida que tenemos, se nos va por dentro de una pantalla de celular, haciendo difícil recordar… dónde quedaron esos tiempos, en los que lo que importaba era vivir y disfrutar con los que teníamos al frente.

Quedé asombrada, después de una encuesta que hice en una de estas redes maravillosas, en la que preguntaba: ¿Cómo sería tu vida si no existieran las redes? y el 90% de las respuestas, fueron de este tipo: -“Seria más feliz”, -“Sería más productivo”, - “Saldría más con mis amigos”, - “Compartiría más con mi familia”, -“Viviría más tranquilo”, - “Estaría mucho mejor”, - “Estaría centrado en cosas que sí valen la pena”, - “Estaría más en el presente”, - “Leería más”, y así sucesivamente... Tuve 168 respuestas y de esas sólo 5, fueron respuestas positivas acerca del uso de las redes; teniendo en común el hecho, de que sin ellas, no podrían estar en contacto con quienes están en el exterior.

Y yo sigo pensando y preguntándome: ¿Qué objetivo real, tenían quienes crearon las redes? Pues aunque esas 163 personas saben, que su vida sería mejor si no las usaran, siguen siendo esclavos de las mismas... ¿Y ustedes qué creen, el problema serán las redes… o el poder que les damos en nuestras vidas?

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *