Cuando tu intención es una,
y tus acciones son otras

No actúas en unidad;
y los resultados que esperas obtener,
no se dan.
Para lograr lo que deseas,
tu intención debe ser,
proporcional o consecuente,
a tus acciones.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *