A veces es necesario decir...

¡Padre, necesito tu ayuda!
no quiero hacerlo solo,
además ni siquiera sé cómo hacerlo.
Por favor, llévame de tu mano,
me siento cansado, afligido, perdido...
¡Padre por favor, guía mi camino!
¡que tu luz, sea mi protección contra la oscuridad,
y tu Amor, sea mi protección contra el desamor!
Me pongo en tus manos Señor,
¿en qué mejores manos podría estar?

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *