Ya no me veo…

Contestando cada insulto que me dan.
simplemente he aprendido,
que el insulto no es para mí;
es para la persona misma,
que me lo está dando.
Anónimo

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *