Qué fácil es caer en el espejismo

Y creer,
que todo es como lo percibimos.
Perder la noción de Dios,
como origen y destino
de todo lo que existe;
y atribuirnos…
lo que no nos corresponde.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *