¿Por qué… tan exigente?

Por qué te tratas tan duro,
te juzgas y condenas fácilmente;
pero qué difícil resulta perdonarte…
Recuerda, no eres tu enemigo,
¡haz las pases, vives contigo!

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *