La prioridad eres tú

Así es que atiéndete, cuídate y vela por ti,
porque no sólo lo mereces,
sino que si tú no lo haces,
nadie lo hará por ti;
y poco a poco,
perderás valor.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *