Busquemos un equilibrio

En donde todos estemos bien,
y haya un gane-gane para todos.
Porque cuando tu bienestar se logra,
a expensas del malestar, daño o efecto
que tus acciones causen,
se rompe el equilibrio;
y tarde o temprano,
la vida te exigirá compensación.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *